Capítulo 1 – Origen y migración

Salerno Italia vio nacer a Crisóstomo Ruggieri, gaucho errante y compulsivo con esencia indomable y apasionado de la pampa. También amante de los caballos y las convivencias en torno al fuego celebradas en tardes y noches donde compartía con sus más cercanos el deseo por lograr un asado con sabor excepcional que deleitara los paladares más exigentes. 

Cuando era niño sus padres se mudaron a Florencia, lugar de histórica tradición cárnica que sembró usos y costumbres en la personalidad de tan aventurero caballerango y dio origen a un distinguido experto en los sabores de la carne.

Su espíritu aventurero y curioso, de alma profunda, libre y apasionada lo llevan a cruzar campos y ríos con añoranza de nuevas tierras que conquistar y animarse en el azar prohibido de correr a caballo por el verde tapete reclinado de las pampas sudamericanas. Así llega a otros continentes para seguir con el legado y los secretos de cocción de la carne, que inspiran a probar su maridaje florentino: asados y fuego de reunión donde se antoja compartir emociones con los más queridos alrededor de las brasas.

Tan emotiva tradición evocará la belleza y nostalgia de la campiña y sutil admiración de las intempestivas manadas de vacunos adiestradas con pericia por los experimentados llaneros, sus hermanos de cofradía.

Gran rezador y visionario decide establecerse en América y junto con sus descendientes aportar al asado experiencia de parrilla, utilizada por los caballerangos para cocinar los restos de carne del ganado y llevar la costumbre a las fábricas de carne establecidas desde el siglo XIX en la pampa central. 

Continuará…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *